No al impuesto a las ganancias

En una lucha incesante que venimos sosteniendo hace años, desde CAMYP exigimos nuevamente que el impuesto a las ganancias exima a las/os trabajadores de la educación.
En tiempos como los actuales donde el gobierno nacional manifiesta priorizar la educación es necesario entender que dicha intención debe verse reflejada en el salario de quienes la sostienen: las/os docentes.
El impuesto está lejos de abarcar a quienes tienen mayor poder adquisitivo, y hace tiempo afecta a quienes deben cubrir su canasta básica con dos o más cargos. El GCBA desatendió meses su compromiso con el acta paritaria, la cual ha quedado insuficiente con los índices inflacionarios y con el pago de aguinaldo en cuotas, y a pesar de todos esos atropellos, las/os docentes siguen perdiendo su poder adquisitivo en el abono de un impuesto del que debieran ser eximidos.
La educación publica no se sostuvo con discursos, con cartas o con entrevistas, se sostuvo por el trabajo REAL y CONCRETO que cada docente realizó en su función, en su hogar, con sus recursos. Una vez más no puede ser variable de ajuste su sueldo.
Priorizar la educación también es priorizar al docente, algo que los gobiernos desde lo salarial y lo discursivo vienen desentendiendo.

noalimpuestoalasgancias #inmediataactualizaciondelminimonoimponible

Mirá nuestros últimos posteos en INSTAGRAM